Blog

Cómo acertar al elegir el color de las paredes

Pintar es, seguramente, la forma más fácil, rápida y económica de cambiarle la cara a nuestra vivienda. Si aparentemente parece algo sencillo, dar una capa de pintura a nuestras paredes requiere pensar bien cómo lo vamos a hacer. Se trata de una decisión muy importante, pues nos marcará toda la decoración de nuestra casa.

Lo primero que debemos tener claro a la hora de ponernos a pintar es qué color o colores queremos utilizar. Las paletas nos ofrecen cientos de ellos, pero antes de lanzarnos a tomar una decisión hay que considerar diversos factores que harán que nuestra elección sea más o menos adecuada. Dejémoslo claro: no hay colores mejores ni peores, todo dependerá de las características del espacio y de los ambientes que busquemos crear.

El punto más importante y crucial es la luz que tiene nuestra casa y cada una de las habitaciones. Esto viene determinado, principalmente, por su orientación y también por la altura.

Norte y pisos bajos: tienen pocas horas de luz al día. Necesitan colores cálidos y claros.

Sur y pisos altos: todo lo contrario, reciben muchas horas de luz. Nos piden colores frescos.

Este y oeste: cuentan con más luz al amanecer y al atardecer, respectivamente. Los colores claros neutralizan los tonos anaranjados del sol.

El segundo punto a tener en cuenta es el tamaño de cada habitación. Los colores y tonos claros nos ayudan a ganar percepción de amplitud, mientras que los más oscuros hacen que se pierda profundidad.

Otro aspecto importante es saber qué vamos a hacer en cada habitación. No es lo mismo un salón, en el que vamos a pasar muchas horas tanto de día como de noche, que un dormitorio, en el que mayoritariamente vamos a dormir. Un espacio de trabajo, por ejemplo, necesita potenciar la luz natural y los colores claros pueden ayudar en este aspecto.

La pintura de las paredes también nos puede influir mucho en nuestras emociones. El color nos sirve para crear espacios agradables, de confort y bienestar, o bien estancias que nos den energía. Los primeros se consiguen con colores fríos y neutros, mientras que los segundos los protagonizan colores más vivos.

Esto nos permite también diferenciar ambientes si en cada habitación cambiamos de color o de tono de pintura, dependiendo de los metros cuadrados que tenga nuestra vivienda y también del dinamismo que le queramos dar.

Por último, ¡no olvides los muebles! Una buena armonía con el color de la pintura hará del conjunto de tu casa el ambiente que estás buscando.

Como ya sabes, pintar es un primer paso para darle un cambio a tu casa, pero si quieres ir más allá y hacer una reforma completa, ¡puedes contar con nosotros!

El equipo profesional de Som-hi Construcciones y Obras está altamente cualificado y se adaptará perfectamente a tu proyecto para asesorarte de una forma 100% personalizada.

Si quieres que te hagamos un presupuesto totalmente gratuito no lo dudes ¡y escríbenos!

Deja un comentario